Estudia mucho, saca buenas notas…

“Estudia mucho, saca buenas notas y encontrarás un trabajo bien pagado, con grandes beneficios” (“Padre Rico, Padre Pobre”)

Nos encontramos ante el consejo más difundido de la educación tradicional. Nuestros abuelos, nuestros padres o incluso nosotros mismos puede que lo hayamos dicho u oído en algún momento de nuestras vidas. Y nos lo dicen con todo el cariño, amor, sentimiento y convencimiento del mundo. ¿Cómo podemos pararnos a pensar en que nuestros abuelos, nuestros padres, nos darían un mal consejo?

El problema es que la sociedad ha cambiado. Ha habido un cambio de paradigma. Crisis mundial (para algunos), índice de paro por las nubes (en España estamos en el 25% y las previsiones apuntan que para el 2.013 suba al 26%), suben los precios, bajan los salarios …

El niño va a la escuela. Saca buenas notas que le llevan a entrar en la Universidad. Con mayores o menores dificultades consigue terminar su carrera y, en el mejor de los casos, consigue un empleo que le proporciona sus primeros ingresos. Cobra un dinero que comienza a gastar. Llega la primera tarjeta de crédito. Es joven, tiene dinero y sale con amigos y amigas de su edad. En pocos años se casa. Su mujer, también en el mejor de los casos tiene un buen trabajo. Son dos sueldos, la vida les sonríe, están completamente enamorados. Adquieren una casa dando una entrada para una hipoteca. Usan el crédito disponible para comprarse un coche, amueblar la casa y darse unos caprichos a modo de vacaciones. Llega el primogénito de la familia y con él más gastos. Puede algunos de los abuelos pueda echar una mano para cuidar al bebé mientras los padres están fuera, pero hay que trabajar más duro, más tiempo o incluso encontrar otro trabajo. Pasa el tiempo y nace el segundo hijo. Ahora la madre tiene que dejar de trabajar para cuidar de los hijos. Más gastos y un sueldo menos… Haciendo planes hay que comenzar a ahorrar para la universidad de los hijos … y todo ello produce una situación en la que la situación de pareja ya no es la que era, los gastos se han disparado y el poder adquisitivo ha menguado considerablemente. Se termina trabajando única y exclusivamente para pagar las facturas y gastos mensuales. ¡Se entra en la “Carrera de la rata”!

¿Te suena de lo que te estoy hablando? ¿Es esa tu situación? ¿Qué futuro le ves?

Educación financiera. La solución está en la educación financiera, pero eso será tema de otro post.

Un saludo.

Andrés López.
Director de RichDadMadrid.com