¿Por qué tu banquero no te pide tus calificaciones académicas?

¿Te has hecho alguna vez esta pregunta? ¿Es falso lo que digo?

En el post anterior te comenté algo que considero fundamental: la diferencia entre la educación tradicional y la educación financiera.

Si no lo has leído te recomiendo que lo hagas antes de continuar leyendo, ya que la reflexión que te hago en él es básica para entender lo que te voy a contar ahora.

Como te comenté ya no estamos en la “era industrial”, estamos en la “era de la información”. Incluso algunas personas defienden que esa era también ha terminado para dejar paso a la “era de la transformación”.

Lo cierto es que cuando vas al banco a solicitar cualquier tipo de profucto financiero, el banquero no te va a pedir que le muestres tus calificaciones escolares ni los títulos que has conseguido en la universidad. Te va a pedir tu estado financiero, la clave para saber cómo andan tus finanzas. Algo que no te mostraron como crear, mantener y optimizar en la escuela, ¿cierto?

En la era industrial la formación formal, técnica y especializada era la llave para el éxito. En estos momentos, apoyándonos en las tecnologías, el manejo de la información y nuestra capacidad de transformación ante esa nueva información que recibimos de manera constante, es la nueva llave para el éxito.

Si te fijas, la mayor parte de las fortunas mundiales no tienen grandes títulos académicos, no son premios Nobel ni son gente con un coeficiente intelectual por encima de lo normal. Entonces, ¿dónde está el secreto?

El secreto, como podrás entender a estas alturas, está en la educación financiera y cómo pongamos a trabajar nuestra inteligencia financiera.

Si no cuentas con una cultura financiera y una inteligencia financiera adecuadas serás propenso a sufrir problemas económicos durante toda tu vida. Tendrás deudas, no sabrás cómo realizar un presupuesto de manera adecuada, e incluso podrás llegar a la bancarrota. Esto no lo quieren los banqueros.

Recuerda: La educación tradicional no te da una educación financiera ni desarrolla tu inteligencia financiera. La escuela tradicional forma niños y jóvenes que quedarán “huérfanos financieramente” para afrontar el mundo real. Tú ya lo sabes.

¿Vas a dejar que también lo sufran tus hijos? ¡Todo está en tus manos!

Cultiva tu educación financiera. Desarrolla tu inteligencia financiera.

La mejor inversión es la que puedes hacer en ti mismo.

Un saludo.

Andrés López.
Director de RichDadMadrid.com